La exposición a contaminantes químicos aumenta el riesgo de síndrome metabólico

3Una investigación encabezada por la Universidad de Granada ha establecido una relación entre determinados contaminantes químicos retenidos en la grasa del organismo humano (como, por ejemplo, los plaguicidas y los compuestos químicos industriales) y un aumento del riego de síndrome metabólico.

Este síndrome está constituido por un conjunto de factores que aumentan el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares o diabetes tipo 2, considerándose un problema de gran importancia en la sanidad actual.

Este efecto está relacionado con el estrés oxidativo, un desequilibrio que se produce en las células causado por un aumento en los radicales libres y una disminución en los antioxidantes, que a largo plazo daña los tejidos originando enfermedades.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores realizaron un seguimiento a casi 400 pacientes de Granada durante 10 años, y encontraron niveles superiores de daño causado por estrés oxidativo en los tejidos grasos de las personas que habían estado durante ese periodo de tiempo expuestas a mayores niveles de contaminantes químicos (en concreto de los dos plaguicidas organoclorados, usados en el control de plagas de insectos).

El uso de los compuestos estudiados en la investigación está prohibido actualmente. Aun así, siguen estando presentes en el cuerpo de casi todas las personas, ya que se trata de unas sustancias muy difíciles de degradar por el organismo. Además, continuamos expuestos a ellos a través del consumo de alimentos de origen animal muy grasos, acumulándose en los tejidos grasos humanos a lo largo de su consumo recurrente.

El estrés oxidativo, además de tener este origen, también se puede producir por el consumo de tabaco, las radiaciones o una exposición solar excesiva. Para disminuir los niveles de este desequilibrio celular, es recomendable la ingesta de antioxidantes o el ejercicio físico moderado.