¡Evita que la presión en el ámbito laboral se convierta en estrés!

4El estrés es el causante de una de cada cuatro bajas que se producen en el entorno laboral. Para evitar llegar a este extremo, es esencial utilizar una serie de técnicas y herramientas que permiten ejercer un control a la hora de enfrentarnos a las situaciones de presión en el ámbito laboral.

Uno de los factores que juegan un papel decisivo, es la manera de entender que las situaciones de estrés dependen en cierta manera de cómo se reacciona ante determinadas actitudes. En la mayoría de ocasiones, se trata de situaciones provocadas por personas o hechos derivados de la práctica laboral. Afrontarlas de forma adecuada y analizar la manera de gestionarlas es básico para que el estrés se gestione de forma adecuada.

Revisar las exigencias externas y el grado de autoexigencia puede ser otra buena técnica a la hora de reaccionar frente a estas situaciones. A menudo nuestro grado de implicación supera los límites que nos establece la compañía, por lo que no podemos evaluar de forma correcta si estamos haciendo bien nuestro trabajo.

Otro concepto que entra en juego en estos casos es el de la rumiación. Los expertos lo describen como la tendencia a pensar en situaciones negativas que nos han llevado a estas situaciones de estrés continuado. Analizarlas es necesario, pero siempre en positivo y pensando en cómo se pueden evitar de cara al futuro laboral.